Archivos por Etiqueta: anguila

Comer sushi es más popular que nunca, pero debes hacerlo de manera segura con estos tips

El sushi es una de las comidas más populares desde hace cierto tiempo; sin embargo, dados sus ingredientes y mecanismos de preparación, han surgido ciertas preocupaciones sobre los riesgos de los parásitos que pueden encontrarse en el sushi y causar infecciones peligrosas para la salud. Por esta razón, recomendamos los siguientes consejos para consumir sushi sin preocupaciones y de manera segura.

El sushi suele contener pescado crudo, que puede presentar parásitos, bacterias o virus. Los chefs de sushi con entrenamiento adecuado saben cómo comprar, examinar, almacenar y manejar el pescado para minimizar los riesgos. Por esta razón, compra sushi a domicilio solo de lugares limpios, establecidos y con buena reputación. Verifica en línea las críticas y reseñas de tus restaurantes de sushi más cercanos antes de ordenar en ellos por primera vez.

En general, el sushi elaborado con pescados de agua salada (como el atún) tiene menos probabilidades de presentar parásitos que el que contiene pescado de agua fresca (como la trucha). Ante cualquier duda, elige sushi hecho con pescado cocido, camarones, langostinos o cangrejo, o preparado solo con vegetales.

Si estás comprando sushi del supermercado, verifica cómo ha sido almacenado. El sushi debe ser refrigerado y el empaque no debe estar tibio. Si preparas tu propio sushi en casa, asegúrate de comprar tu pescado de un proveedor reputable, y hazle saber que estás buscando pescado para elaborar sushi. El pescado crudo no debe presentar olor o sabor fuerte, y su textura no debe ser pegajosa o babosa. El sushi debe ser consumido fresco, y en ningún caso más de 24 horas luego de su elaboración.

Elige sushi preparado con pescado con bajos niveles de mercurio, en particular si tienes el hábito de comer sushi más de dos veces a la semana. Consumir demasiado mercurio en nuestros alimentos puede aumentar los riesgos de sufrir de ciertos tipos de enfermedades, como la esclerosis. Aunque casi todos los pescados y mariscos contienen al menos un poco de mercurio, los peces más grandes y los depredadores tienden a acumular una cantidad mayor de esta sustancia. Pescados como el atún, el pez aguja y el pez espada tienen niveles altos de mercurio, y por tanto deben ser evitados, en particular en personas embarazadas o en fase de lactancia. Elige pescados como el salmón y la anguila, que presentan niveles más bajos, y te permitirán consumir los elementos beneficiosos del pescado, como los ácidos grasos omega-3, sin tener que sufrir los riesgos.