Archivos por Etiqueta: toxinas

Cómo tener una columna vertebral saludable

El sobrepeso puede hacer que nuestra columna vertebral se resienta y aparezcan los dolores. Procuraremos mantenernos en una franja saludable y evitaremos el exceso de toxinas.

¿Hace falta decir que la columna vertebral es la que nos mantiene, se encarga de sostenernos y nos ayuda a realizar todos nuestros movimientos?… Siempre es bueno recordarlo, sobre todo cuando no la tratamos de manera correcta.

Tips sobre cómo tener una espina dorsal saludable

Datos sobre la columna vertebral

La espina o columna es la estructura articulada más importante del cuerpo, comienza debajo de la cabeza y se extiende hasta las caderas. Es decir, que atraviesa toda nuestra espalda. Está dividida en cinco regiones:

Cervical: Siete vértebras (C1 a C7)
Torácica o dorsal: Doce vértebras (T1 a T12)
Lumbar: Cinco vértebras (L1 a L5)
Sacra: Cinco vértebras (S1 a S5)
Coxígea: Con cuatro o cinco vértebras
Cada una de estas áreas de la columna vertebral tiene un objetivo en particular y entre todas nos dan el sostén, la movilidad y la postura. Como si esto fuera poco, la columna vertebral es la guía conductora del sistema nervioso.

¿Cómo tener una columna vertebral saludable?

Vayamos ahora a los datos prácticos. Si quieres tener una columna sana, que no duela y no genere ningún problema, entonces:

Cuida tu postura

Mantén la espalda erguida todo el tiempo que puedas cuando estás en el trabajo, en el metro, en el sofá, en la cama o en la universidad. De esta manera, tu columna vertebral estará sana.

Autocorrige tu postura, aprieta y contrae el vientre y alínealo con el abdomen. Imagina que de la cabeza sale una cuerda que te ata al techo y que la espalda tiene que estar bien recta para ello.

Existen muchas técnicas para mantener la postura como corresponde, como añadir más cojines en la silla, comprar un asiento ergonómico, colocar una tabla en el respaldo de las sillas, usar una faja, etc.

En todos los casos, los hombros han de estar colocados ligeramente hacia atrás y cayendo libremente hacia los laterales.

Cuando tenemos una mala postura, los nervios que se encuentran entre las vértebras se “pellizcan” y esto causa además de dolor, problemas de circulación de la sangre y de energía.

Por eso, si estás encorvado hacia adelante, es más probable que te falte el ánimo o estés deprimido, con sueño o mal humor.

Comprueba a cada rato tu postura cuando estés sentado frente al ordenador o el escritorio. Ponte un cartel en el monitor para recordarlo, por ejemplo.

Haz ejercicios

Pero atención, no cualquier tipo de ejercicio es bueno para esta zona. Lo importante es que tus movimientos ayuden a mantener sanos, fuertes y firmes los músculos de la espalda y el vientre, que son los que contienen la columna vertebral.

Puedes hacer abdominales, lumbares y ejercicios con poco peso. Para tonificar la columna y al mismo tiempo relajarla, no dudes en practicar yoga. El mejor ejercicio o deporte para la salud de la espalda es la natación.

Algunas veces al día (por lo menos, una) realiza estiramientos durante unos 10 minutos.

Una buena idea para descargar las tensiones de la columna es tomar las manos entrelazando los dedos. Luego estira hacia adelante, a la altura del pecho. Encorva un poco la espalda, como si fuera una C, y extiende lo más que puedas los brazos. Repite cinco veces.

Evita la acumulación de toxinas

Por supuesto que existe una gran relación entre lo que comes y cómo se siente tu espalda, más allá de la postura o la gimnasia.

Es preciso que lleves a cabo una dieta que no contenga “alimentos” grasosos, refinados, azucarados, fritos o comida rápida.

Todos estos acumulan tóxicos a lo largo de la columna y generan complicaciones y padecimientos varios.

Es bueno que incluyas en tu alimentación diaria zumos vegetales con ingredientes frescos, frutos secos como las almendras, pescados azules como el salmón, frutas crudas y dos litros de agua al día (por lo menos) para liberar todo lo que se va acumulando.

Elimina el sobrepeso

La mayoría de las personas obesas tienen problemas y dolores de espalda. Esto se debe a que, cuanto más peso, más trabajo tiene que hacer la columna para sostener el cuerpo. La tensión intervertebral es muy dolorosa.

Si tienes mucho sobrepeso, haz una dieta que te ayude al menos a reducir algunos kilos.

Realiza masajes locales

Cuando te duela una zona de la columna vertebral, puedes ir a un masajista para que te quite la contractura. Pero atención, que esta técnica no solo se debe hacer cuando el dolor sea insoportable.

Algunas personas optan por realizar sesiones de prevención una vez a la semana, para tonificar los músculos de la espalda y, al mismo tiempo, ir eliminando las tensiones cuando recién aparecen y aún son pequeñas y leves.

La digitopuntura, los masajes bioenergéticos y los relajantes son los tres recomendados para que las vértebras se tonifiquen, se expulsen los tóxicos acumulados y se liberen las presiones intervertebrales.

No cargues objetos pesados

Si tu trabajo lo requiere, carga cosas con una postura correcta y siempre usa el corsé estipulado. En caso de que estés levantando objetos en casa o de manera esporádica, presta mucha atención a cómo lo haces.

La mejor técnica consiste en flexionar las rodillas y llevar los glúteos lo más cerca del suelo posible. Luego tomar lo que tengas que levantar entre los brazos como si estuvieras dándole un abrazo.

Estira de a poco las rodillas y vuelve a la posición inicial.

Consume complementos naturales

Entre los más beneficiosos para la columna se encuentran el magnesio, el calcio, la espirulina, la levadura de cerveza, la linaza, el aceite de salmón y los aceites vegetales.

Cómo cuidamos nuestro hígado

El hígado cumple una función muy importante en nuestro cuerpo: es el encargado de eliminar las toxinas de nuestro organismo, además de participar en la síntesis de proteínas y colesterol. Afecciones como el hígado graso o la cirrosis pueden poner … ver más