Archivos por Etiqueta: transitorio

Causas y tipos de insomnio

Todo lo que deberías saber sobre las causas del insomnio.

Te preguntarás ¿qué es el insomnio? El insomnio es un problema que impide nuestro descanso por la noche y que nos afecta durante todo el día. La falta de sueño, altera nuestro ritmo de vida, y es por eso que al día siguiente nos mostramos más cansados, con poca energía y menos concentrados. Nuestro cuerpo no está al cien por cien.

El insomnio en sí mismo, según los expertos, es un síntoma, no un diagnóstico, y puede ser la pista de un problema subyacente. La mayoría de las veces solucionar las causas del insomnio –problemas de salud, motivos psicológicos, estrés, dolores que impiden el descanso– es la mejor manera de acabar con él.

Para decir adiós al insomnio es importante que conozcas todo lo que puedas al respecto del problema para poder combatirlo y que puedas dormir bien. Como nos preocupamos por tu salud te informaremos sobre los tipos de insomnio que padecemos comúnmente y las diferentes causas del insomnio ¡Comencemos!

¿Sabías qué existen diferentes tipos de insomnio?Existen muchas clasificaciones, a continuación podemos ver algunas de las más comunes.

Por su causa:

Insomnio extrínseco: el causado por factores externos. Es decir, falta del sueño por razones externas como por ejemplo: higiene del sueño inadecuada, consumo de alcohol, café, estrés. etc… Como ves el consumo excesivo de bebidas que alteren nuestro cuerpo contribuye a que el insomnio venga a visitarnos.

Insomnio intrínseco: el causado por factores internos. En esta ocasión se duerme mal o no se logra conciliar el sueño por factores internos, como por ejemplo el apnea del sueño, piernas inquietas, dolor que interrumpe o dificulta el sueño o algunas enfermedades.

Insomnio por alteraciones del ritmo circadiano: Este tipo de insomnio suele muy sufrido por los amantes de los viajes. Es una manifestación del conocido jet lag, cuando los horarios se alteran y nuestro organismo trata de adaptarse. También las personas que trabajan de noche pueden sufrirlo.

Según la duración:

Insomnio transitorio. En general, cuando la dificultad para dormir es pasajera o puntual (sólo dura unos días) estamos ante un episodio de insomnio ocasional o transitorio.

Insomnio de corta duración : el insomnio de corta duración dura menos de 3 o 4 semanas.

Insomnio crónico: se considera que una persona puede sufre insomnio crónico cuando el insomnio dura meses o incluso años (más de tres-seis meses)

Por su severidad o intensidad

Insomnio leve o ligero: Cuando ocurre casi cada noche, pero implica un deterioro mínimo de la calidad de vida (no hay consecuencias al día siguiente).

Insomnio moderado: Se sufre cada noche. Además, provoca más molestias, como irritabilidad, fatiga o ansiedad.

Insomnio severo: Asociado a un deterioro importante de la calidad de vida y con presencia de síntomas acompañantes más intensos (mal humor, cansancio, estrés y ansiedad. . .)

Por forma de presentación:

Insomnio de inicio o de conciliación: Cuando tardamos demasiado tiempo en dormirnos o hay dificultad en conciliar el sueño.

Insomnio de mantenimiento: Cuando logramos dormirnos rápido, pero no podemos mantenerlo. El sueño no es de buena calidad y nos despertamos, una o varias veces a lo largo de la noche.

Despertar precoz: Este tipo insomnio consiste en despertarse demasiado pronto y no lograr volver a dormir. Las personas que padecen piernas inquietas pueden experimentarlos.

Ahora que ya hemos mencionado los tipos de insomnio más comunes que adolecemos todos los mortales te preguntarás, ¿cuáles son las causas del insomnio?, ¿cómo puedo superar este problema y dejar atrás las noches y noches de insomnio? ¡Vamos a ello!

Causas del insomnio

Por ejemplo: “Dolor y estrés, principales causas del insomnio”. Pero hoy preferimos ofrecer una visión más amplia sobre las causas del insomnio.

Para empezar, los expertos relacionan el insomnio con la calidad de vida, el bienestar físico, con la manera psicológica a la que se hace frente a los problemas del día a día, etc. Todos estos puntos afectan a la calidad del sueño.

Por otro lado, el mundo tecnológico que ha irrumpido en nuestras vidas para no marcharse, puede ser uno de los factores por los que el insomnio nos visita cada noche. Un estudio realizado por la Unión Europea destacó que alteramos nuestras horas de sueño. Es decir, distorsionamos los horarios a la hora de ir a la cama. Ya sea por esperar la respuesta de alguien, revisar noticias nuevas, mirar las redes sociales, etc.

Llevar el trabajo a casa es otra de las causas del insomnio porque en ocasiones la responsabilidad de acabar una tarea de manera inmediata se valora más que descansar. Por lo que se aconseja respetar el tiempo que se dedica a cada actividad durante el día. De lo contrario no se tendrá tiempo de ocio ni distracción, importantes para relajarse y dormir bien.

El hecho de que algunas personas sufran dolencias físicas como el dolor,migrañas, enfermedades cardiovasculares, obesidad o trastornos hormonales o del metabolismo también puede estar detrás de la falta de sueño.

La menopausia, etapa de cambios hormonales, también puede afectar al sueño de manera irremediable el insomnio, debido a los sofocos nocturnos o la irritabilidad que puede traer consigo esta etapa de la vida. Sin embargo, hay que tener en cuenta que con el paso del tiempo el cuerpo de adaptará a los cambios hormonales y la dificultad de sueño remitirá.

Los factores medioambientales, tales como el calor, el frío intenso, ropa inadecuada para dormir que en ocasiones causa picores en el cuerpo, ruidos molestos e incluso el olor pueden ser razones por las que no se pueda conciliar el sueño.

Cenar muy tarde y no hacerlo de manera ligera, trastoca el poder dormir de manera más placentera. Recuerda que el metabolismo no funciona de la misma manera por el día que por la noche. Además, el funcionamiento del día es mucho más activo que por la noche que es cuando nuestro cuerpo tiene más reposo.

Otras malas prácticas que la gran mayoría de las personas caen en el error de cometer, son:

-Ver la televisión hasta altas horas de la noche
-Jugar a videojuegos en la habitación o justo antes de dormir
-Realizar ejercicios físicos de alta intensidad por la tarde-noche
-Estar siempre expuesto a la luz artificial y no estar en contacto con la luz natural, ya que afecta a la liberación de melatonina, que es la hormona que induce el sueño.

Hay que recordar que el dormitorio, como su nombre indica, es la habitación para dormir, por lo tanto, evita malas praxis como ver la televisión o trabajar con el portátil en la cama, para dejar de dar vueltas y vueltas en la cama sin alcanzar los brazos de Morfeo. La mayoría de las veces, puedes conseguir dormir como un bebé y dar carpetazo al insomnio si tienes paciencia. Es cuestión de llevar a cabo buenas prácticas, seguir las indicaciones de la higiene del sueño y preguntarte si tu salud lo vale.