El boom de los casinos en línea en Chile

La industria de los juegos de azar es una de las más rentables alrededor del mundo. Son diversos los factores que le han permitido generar grandes cantidades de ingresos. El principal es que el producto y servicio que ofrece es realmente atractivo. Sin publicidad ni marketing, los casinos han sido modelos de negocio que han sobrevivido al transcurso del tiempo. Sin embargo, gracias al Internet, estos establecimientos del ocio han identificado a nuevas competencias.

Nos referimos a los casinos online. La era digital ha impactado en diferentes ámbitos de la vida, desde las relaciones interpersonales hasta el manejo de finanzas o economía. La industria de los casinos no fue la excepción. Desde 1996 los casinos online obtuvieron gran popularidad en el mundo y en la actualidad representan una fuerte competencia para los negocios tradicionales.

¿Es posible ser víctima de una estafa online?

Por lo general los casinos online utilizan un software encriptado que cuentan con una interface intuitiva, lo cual protege los datos financieros de sus usuarios. El objetivo es disminuir la posibilidad de ser víctimas de un cibercrimen, de esta forma, brindar confianza a sus clientes.

A pesar de ello, si observamos la realidad legal de esta modalidad de entretenimiento en Chile, resulta imprescindible analizar diversos aspectos relacionados a la seguridad de los sitios web. Por ejemplo:

Aspectos legales: Es apropiado evaluar los permisos de los casinos para operar en los países donde se ejecutan los juegos. En esta página de estafa.info se puede consultar toda la información necesaria para evitar ser una víctima de fraude en casinos en línea en Chile.

Aspectos técnicos: Conocer el software con el que el casino online trabaja y pretende brindar seguridad. También, asegurarse que la web cuenta con una sección de atención al cliente que esté dispuesta a resolver dudas o problemas.

Medios de pago: Los casinos online que cuentan con medios de pago mediante compañías bancarias generan confianza en el usuario y seguridad en las transacciones económicas.

Reputación: Comprueba que la reputación del casino en línea sea favorable y sostenida en el tiempo. Informarse sobre la marca previo registro evitará problemas en el futuro.

¿Por qué existe una tendencia al consumo online?

Los casinos online le permiten al jugador apostar, recrearse y ganar dinero desde cualquier lugar, mientras cuente con un dispositivo inteligente y conexión a Internet. Esta facilidad faculta al jugador a despreocuparse de códigos de vestimenta, consumos adicionales y pagos extras por derecho de admisión.

Asimismo, las plataformas en línea realizan constantes lanzamientos de las últimas versiones de juegos online. Siempre buscan la manera de satisfacer al usuario con nuevas y mejores formas para enriquecer su entretenimiento. Este, es el motivo por el cual cada vez son más usuarios los que se suman a esta modalidad. Existe una oferta de entretenimiento abastecida que los participantes pueden encontrar desde la comodidad de su hogar.

¿Los casinos online son legales?

La Ley N° 19.995, conocida como la Ley de los Casinos, reglamenta que los chilenos sólo pueden acceder a categorías de juego en los 25 establecimientos físicos autorizados en el país. Esto quiere decir que, los juegos de casino online no están regulados en Chile, por lo que no existen operadores que presten servicios de forma legal en el territorio nacional. No obstante, no existe ninguna restricción que prohiba a los ciudadanos chilenos acceder a portales de juego con presencia internacional en la red.

Este contexto no permite conocer datos ni cifras específicas del crecimiento de consumo de juegos online que se está llevando a cabo en el país. Sin embargo, existen cifras de casinos nacionales que evidencian caídas porcentuales de ingresos económicos. Por ejemplo, según la Superintendencia de Casinos de Juegos (SCJ), en el 2017 se registró una caída de 4,4% de ganancias, en comparación al año anterior. Lo cierto es que, probablemente el actual marco legal obstruya la oportunidad de generar más ingresos por conceptos tributarios al país.