Reducir el calentamiento global en 0,5°C, la diferencia entre la vida y la muerte

Un aumento de 10 centímetros en el nivel del mar, un océano Ártico sin hielo en el verano y la extinción de los arrecifes de coral se pueden evitar si se logra limitar el aumento de las temperaturas a un 1,5 °C en lugar de 2°C para 2100. Para esto se necesitarán medidas rápidas y sin precedentes. “Los próximos años serán los más importantes de nuestra historia”, ha dicho un grupo de expertos.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) reveló este lunes en Corea del Sur un informe que resalta que se necesitan cambios de gran alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad para limitar el calentamiento global a 1,5 °C en lugar de 2 °C como se establece en el Acuerdo de París, una medida que evitaría una serie de graves impactos del cambio climático, traería beneficios claros para los seres humanos y los ecosistemas, así como la posibilidad de una sociedad más sostenible y equitativa.

“Para 2100 la elevación del nivel del mar sería de 10 centímetros inferior con un calentamiento global de 1,5 °C en vez de 2 °C. La probabilidad de que el océano Ártico quede libre de hielo en verano sería de una vez por siglo con medio grado menos, frente a una vez cada década. Los arrecifes de coral disminuirían entre un 70% y un 90%, pero desaparecerían completamente a 2°C”, aseguró Houesung Lee, presidente del IPCC, durante una conferencia de prensa en Incheon.

Con más de 6000 referencias citadas y la contribución abnegada de miles de examinadores expertos y gubernamentales de todo el mundo, el informe será una contribución científica fundamental para la Conferencia sobre el Cambio Climático que se celebrará este diciembre en Katowice, Polonia, donde los gobiernos examinarán los avances en el Acuerdo de París.

Unos 91 autores y editores-revisores de 40 países han preparado el informe del IPCC en respuesta a una invitación hecha por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) cuando aprobó el Acuerdo de París en 2015.

“Uno de los mensajes fundamentales arrojado de forma contundente por el informe es que ya estamos viviendo las consecuencias de un calentamiento global de 1 °C, con condiciones meteorológicas más extremas, crecientes niveles del mar y un hielo marino menguante en el Ártico, entre otros cambios”, dijo Panmao Zhai, copresidente del grupo de trabajo II del IPCC.

El informe resalta que cada grado de calentamiento tiene importancia, y puede representar un riesgo de cambios duraderos e irreversible y la pérdida de algunos ecosistemas.

Limitar el calentamiento también daría más margen a las personas y los ecosistemas para adaptarse y permanecer debajo de los umbrales de riesgo.

Aún hay esperanza

La buena noticia es que algunos tipos de medidas que se necesitan para limitar el calentamiento global a 1,5 °C ya se están llevando a cabo en todo el mundo, pero sería necesario acelerarlas.

En el informe se señala que para limitar el calentamiento global a 1,5 °C se necesitan transiciones “rápidas y de gran alcance” en la tierra, la energía, la industria, los edificios, el transporte y las ciudades. Sería necesario que las emisiones netas globales de dióxido de carbono (CO2) de origen humano disminuyeran en 2030 alrededor de un 45% respecto de los niveles de 2010, y siguieran disminuyendo hasta alcanzar el “cero neto” para 2050.

“Limitar el calentamiento a 1,5 °C es posible según las leyes de la química y la física, pero para ello se necesitan cambios sin precedentes”, dijo Jim Skea, copresidente del grupo de trabajo III del IPCC.

El Secretario General de la ONU hizo eco al experto en un comunicado, asegurando que se deben cumplir los compromisos del Acuerdo de París de doblar la curva de emisiones para 2020 y que la conferencia de Katowice, será fundamental para lograrlo.

“Insto a todos los países a que hagan que la Conferencia sobre el clima de Katowice sea un éxito y atiendan al consejo de los mejores científicos del mundo: aumenten la ambición, refuercen rápidamente sus planes nacionales de acción climática y aceleren con urgencia la implementación del Acuerdo de París”, aseguró António Guterres.

Guterres dijo que se debe “hacer lo que exige la ciencia” antes de que sea demasiado tarde.

Si se permite que la temperatura global sobrepase 1,5 °C, sería necesario depender en mayor medida de técnicas que absorbieran CO2 de la atmósfera para volver a un calentamiento global inferior a 1,5 °C en 2100. La efectividad de esas técnicas no está probada a gran escala y algunas de ellas pueden conllevar importantes riesgos para el desarrollo sostenible.

“Las decisiones que tomemos hoy son fundamentales para garantizar un mundo seguro y sostenible para todos, tanto ahora como en el futuro. Este informe proporciona a los responsables de las políticas y los profesionales la información que necesitan para adoptar decisiones dirigidas a afrontar el cambio climático teniendo en cuenta el contexto local y las necesidades de las personas. Los próximos años son probablemente los más importantes de nuestra historia”, afirmó Debra Roberts, copresidenta del grupo de trabajo II del IPCC.

Como parte de la decisión de adoptar el Acuerdo de París, se invitó al IPCC a elaborar, en 2018, un informe especial sobre los impactos del calentamiento global de 1,5 ºC con respecto a los niveles preindustriales y las trayectorias correspondientes que deberían seguir las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

El IPCC aceptó la invitación, a la cual añadió que el informe especial estudiaría dichas cuestiones en el contexto del reforzamiento de la respuesta mundial a la amenaza del cambio climático, el desarrollo sostenible y los esfuerzos por erradicar la pobreza.

El Calentamiento global de 1,5 °C es el primero de una serie de informes especiales que se elaborarán en el sexto ciclo de evaluación del IPCC. El año que viene se publicará el Informe especial sobre los océanos y la criosfera en un clima cambiante.